La forma más segura de perder algo

Quiero correr riesgos, quiero que corráis riesgos, quiero que todo el mundo corra riesgos!!! ¿Porqué? Porque queridos amigos, la forma más segura, realmente la única (!), de perder irremediablemente algo es no arriesgarlo!

Si no te arriesgas...

Quiero correr riesgos, quiero que corráis riesgos, quiero que todo el mundo corra riesgos!!! ¿Porqué? Porque queridos amigos, la forma más segura, realmente la única (!), de perder irremediablemente algo es no arriesgarlo!

Si no te arriesgas, pierdes aún antes de haber empezado. Sea lo que sea lo que crees que tienes completamente “controlado”, seguro, en tu vida o en tu negocio, tienes que saber que se está muriendo si no lo estás usando, sacándolo a pasear, jugando y tonteando con el... por lo tanto arriesgándolo. El mundo no se va a parar, ni se quedará inmóvil porque tu lo quieras. O sea que aferrándote a ello no sirve de nada porque aunque te lo encuentres intacto cuando lo quieras usar estará obsoleto, producto de otra época, de otro tu de lo que fuiste antes de atreverte a sacarlo. Estará lleno de moho y solo servirá para envenenarte.

¿Quieres ejemplos? OK, ahí van...

Ideas - ¿De que sirven las ideas si no actúas? No es suficiente tener una buena idea, el mérito no es ese. El mérito es de aquel/la que actúa, aunque su idea sea menos original que la tuya. ¿Sabes lo que ocurre cuando no dices o haces lo que piensas? Te quedas muy sorprendido/a cuando ves la manifestación de tus ideas en manos de otros/as. De nada sirve en aquel momento decir: “yo también tuve esa idea”... El único mérito que tienen tus ideas es que puedan llegar a servirles a los demás y a ti también pero eso será solo si te atreves a salir de tu zona de confort a exponerte a decir lo que piensas... a arriesgarte. ¿Te atreves a ser tan grande como tus propias ideas?

Dinero - Vamos a ver, tienes dinero y no lo usas... Lo guardas como un perro que esconde un hueso por si algún día tiene hambre. ¿Acaso es eso otra cosa que hambre? Sabes que la única forma de que fluyan las riquezas y llegue la prosperidad es que circule la energía y el dinero es energía. Un número en una libreta no es energía. Sal, emprende, crece, aprende, crea, busca, disfruta, sacude la cola: pon la rueda del destino en marcha. Solo así llegan las oportunidades. Pero recuerda, aunque usar algo no significa derrocharlo, no usarlo es sinónimo de no saber agradecer el haberlo recibido. O sea de no merecerlo.

Amor - ¿Amor sin riesgosssssss? Ja, ja, ja... Todavía no he visto que se venda amor en latas en el supermercado. Lo importante no es que te quieran sino querer tú. ¿Quien gana más, el que recibe o el que da? ¿Quien pierde, el que quiso y no fue correspondido o el que no se atrevió a amar? ¿Quien sentirá un mayor vacío en su alma, el que llegó a sufrir como consecuencia del amor o el que no llegó a probar ni por un instante las palpitaciones del amor? ¿Todavía no sabes que el amor ahonda tu alma para que quepa más dicha en ella?

Vida - Una vida sin riesgos es muerte en vida. Si tú no te arriesgas a vivir, ¿como va a poder hacerlo por ti la propia vida? Solo tú puedes vivir tu vida. Y que triste final sería el llegar al lecho de tu muerte para darte cuenta de que todavía no has empezado a vivir. ¿Está preparado/a para morir?

Te propongo un ejercicio difícil y que seguro desatascará tus venas y tus escrúpulos si lo completas: imagínate que estás a punto de morir y que alguien te pregunta si tu vida ha sido un éxito, si te sientes satisfecho/a. Responde, pero de verdad!!! Si crees que tu respuesta puede llegar a comportar la más mínima duda es que falta algo. Ahora pregúntate con todo el valor que puedas encontrar en tu ser: ¿que es lo que le hubiera faltado a tu vida para ser perfecta? ¿Qué es lo que tienes que tener o ser para tener una vida por la que morirías?

Si ya sabes la respuesta, felicítate!!! ¿Imaginas no haberlo visto sino en aquel entonces? Ahora bien, sea lo que sea ese algo, no te quedes ahí > sal a buscarlo ya. ¿Quien sabe? Puede que la vida se esté aburriendo esperándote y que decida marcharse por fin sin ti.

Por tu propia vida entonces... asume riesgos... Arriésgate a vivirla ya que solo no arriesgándote a ello, la puedes perder! La muerte no es un riesgo... es lo más seguro que tenemos! Solo la vida es riesgo.

Ahora yo me arriesgo a enviarte esto a través del ciber-espacio con una pizca de amor.

blog comments powered by Disqus